lunes, 13 de marzo de 2017

Ayala - Teorías y escuelas (2017)

Foto: Ainhoa Fernández

Seis años han pasado desde la publicación del LP de debut de Ayala, la banda liderada por Roger López Ayala, natural de Sant Andreu (Barcelona). Vuelven con Teorías y Escuelas (2017), un álbum autoeditado con un sonido más maduro, que denota experiencia y crecimiento personal y con una voz que parece haber sido tratada con más cariño y calidez que en su anterior trabajo. Es evidente, así, que la espera ha valido la pena (Porque a pesar de que él crea que nadie les esperaba, yo sí. Y me ha hecho especial ilusión tener noticias suyas de nuevo).

Si eres de los que disfrutan con la política y las ciencias sociales, el disco puede interesarte (sólo hay que dar un vistazo a los títulos de las canciones), y si no tienes ni idea (como una servidora), quizás es una oportunidad para que te empiecen a gustar (o por lo menos para que no te sientas tan mal por no haberles prestado mucha atención). Y es que, sin darte cuenta y de manera sutil y poética, las letras del de Sant Andreu te adentran en el complejo y a la vez atractivo mundo de las teorías del comportamiento del ser humano. Grabado por R. Rodés y masterizado por Yves Roussel, en palabras de Roger "se trata de un pequeño -y ligero- homenaje al mundo académico y a sus esfuerzos por explicar por qué nos comportamos como lo hacemos."

Inaugura el tracklist el tema que da nombre al álbum: Teorías y escuelas. Con la sencillez del piano y los arpegios delicados de la guitarra, Ayala consiguen conquistarme desde la primera canción y me obligan a acomodarme en algún lugar de su propuesta, que de primeras me recuerda sutilmente a cantautores que admiro como Quique González o Lisandro Aristimuño

Poco me duran esas referencias en la mente cuando escucho a continuación la evolución instrumental de Cálculo racional, para mí el single potencial entre los ocho temas que componen el LP. Aquí se acerca al Carlos Siles más positivo o al Jero Romero del segundo disco.

Psicoanálisis nos trae a "Freud y Lacan en un diván" con unos coros con falsete y un estribillo que se pega como el de la mejores canciones de pop. 

Vuelve la sencillez instrumental del inicio con Matar al presidente, que pone sobre la mesa los defectos presidenciales que llegamos a tener las personas. Lo hace con una guitarra muy Ryan Adams y unos arreglos que me recuerdan a los de algunas canciones de Zahara en La Pareja Tóxica (2011) que también son en compás 6/8, detalle por el que siempre he sentido una especial debilidad.

En Regeneracionismo, Ayala nos sorprende con una fusión que me parece un tanto peculiar. Junta en su letra a dos personajes polifacéticos de este movimiento intelectual (Unamuno y Ortega y Gasset) con una base rítmica muy ochentera. ¿Alguien puede resistirse a eso de "Ser uno en un millón, ser un millón en uno"?

Viendo el título de la sexta canción del disco, La paradoja de San Petesburgo, no me queda otra que consultar la Wikipedia para saber qué tiene que ver dicha paradoja con el juego interminable de rimas banales que componen la letra. No me sirve de mucho leer la explicación, porque estos temas superan mi humilde ignorancia, pero me parece exquisita la frase "Todos los finales son iguales" para entenderlo todo y recomenzar. Parece que Ayala apuesta por jugar. Yo no voy a ser menos.

Llegamos al final del LP y resulta que el tema más corto de éste precede al más largo. Marxismo - Leninismo se esfuma en un abrir y cerrar de ojos pero aún queda una última sorpresa. Tras la introducción maravillosa de piano de Las 95 tesis, y cuando a los 4:10 parece que la canción se acaba, resurge la épica del tema anterior y el grupo nos regala, para terminar, una subida instrumental progresiva que me lleva irremediablemente a la música de Pau Vallvé o Enric Montefusco

En definitiva, lo único malo del disco es que es muy corto y te deja con ganas de más. Con un poco de suerte, pronto anunciarán conciertos para presentarlo. Hasta entonces, corred a escucharlo y a comprarlo, como ya he hecho yo, y seguid las novedades en su página de facebook.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada